Imágenes, sonidos… Japón 100 días después.


¿Hasta qué punto un viaje te cambia?

IMG_0099

Pues como suele decirse, más vale tarde que nunca, el blog sigue verde, nunca mejor dicho, pero poco a poco voy resolviendo pequeños fallos.

Bueno, evidentemente esto es para incondicionales. Todos, incluido yo, odiamos esas encerronas en casa del, por llamarlo de alguna manera, amigo, para castigarnos con sus andanzas por Benidorm o la estepa siberiana. Aunque a decir verdad la peor sección es, sin duda, la dedicada a eventos sociales, ya sabeís, bodas, bautizos, comuniones, etc, desde mi punto de vista sería un buen sustituto de la pena de muerte, vamos que poco tiene que envidiar a la horca o al pelotón de fusilamiento. Veo caras de póker, aquí no os supondrá ningún problema porque no os voy a enseñar fotos, tranquilos 😉 solo un par de videos.

Aquí teneís un minivideo del Festival de Kioto, donde celebran todos los años que fueron la capital del Imperio del Japón durante más de un milenio. Fue muy chulo, resultaba impactante,  aunque allí les deje desfilando porque después de un buen rato me dí cuenta que eso no se acababa nunca y había que hacer otras cosas, que así es la vida del esforzado turista.

Y finalmente un microvideo de segundos sobre Shibuya, ese barrio tokiota donde yo me hospedaba y que no sé que tiene pero que te cautiva, al punto que no me importaría pasar una temporada allí. Quién mejor definió ese mítico paso de cebra, de la película que a todos nos viene a la mente (Lost in Translation), fue alguien que también visitó Japón el año pasado, decía Mónica: «podría estar horas viendo la gente pasar y no me cansaría» y así es, oleadas de gente cruzándose, en perfecta armonía, que hipnotizan al espectador y lo dejan en trance.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *