Nunca es tarde, salvo para los canónigos 4


De un tiempo a esta parte hay un axioma que se repite sin cesar y empieza a ser motivo de estudio. Si compro en Mercadona una de esas bolsas de canónigos, ya limpios, para preparar una ensalada, significará que tendré una semana de juerga y que la citada bolsa acabará en la basura por caducidad.

Por más que he tratado de buscar la misteriosa conexión entre salir de marcha y canónigos no he encontrado algo medianamente coherente que lo explique, lo que si sé es que empieza a resultar una afición un poco cara.

Hoy es domingo de resurrección, no hay nada de lo que resucitar, si acaso de aquellas copas de más en la final de la Copa del Rey, valga la redundancia. Pero, en cambio, si hay mucho de lo que reflexionar y es, sin duda, esa búsqueda en la que me halló desde hace unos años que si bien no es activa si debería haber dado algún fruto. Nunca es tarde, pero alguien dijo por ahí que cada acercamiento con ilusión y la decepción que sigue supone un esfuerzo agotador sin recompensa. Y es que, aunque algunas me tilden de frívolo o similar, os juro que no es así y siempre que me topo con eso que llaman el libre albedrío trato de tirar por el camino del bien y dejar el mal al otro lado, pero ya se sabe, nunca llueve a gusto de todos.

Ultimamente mis entradas me salen muy enigmáticas, a veces no las entiendo ni yo, en fin…será mejor que me prepare la ensalada de canónigos, no quiero convertirme en un asesino en serie de verduras.

Ahí va Benjamín Prado descubierto para mí por Sara (amiga desaparecida en el combate de la vida). Un hombre, como dice el capitán Renault en Casablanca, del que yo me enamoraría si fuera mujer (sic). Un tipo que, según parece, tiene la suerte de haber encontrado el Santo Grial, yo el mío quizá lo tenga en la nevera a 549,61 kms.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Nunca es tarde, salvo para los canónigos

  • Avatar
    sugargirl

    Original, divertido y absolutamente redondo. Te felicito. De lo mejorcito que has escrito. Lo leí hace un par de noches mientras cenaba una ensalada de lechuga, fresca, menos mal.
    Y sí, como mujer que soy, casi con seguridad me enamoraría del poeta en cuestión, si bien, la experiencia me demuestra una y otra vez que, en la vida, las cosas, y en especial los hombres, nunca resultan ser lo que parecen…

  • wallflower
    wallflower Autor

    puntos suspensivos y “hasta ahí puedo leer” como decía Mayra Gómez Kemp.
    Gracias por tus comentarios si no nos animamos nosotros mal lo llevamos. Bueno tu al menos tienes algún fan que se deja caer por aquí y puntos suspensivos jijiji

  • Avatar
    Ethian

    Coordinado y entretenido.
    La búsqueda nunca tiene fin, nuestra autoexigencia nos conduce a intentar encontrar todo aquello que anhelamos y de lo que carecemos.
    Gracias por compartir a Benjamín Prado.

    Una referencia a un texto anterior, para alabar todo aquello que disfrutamos, no tenemos ni debemos comparar y menospreciar aquello con lo que no nos identificamos.

    • wallflower
      wallflower

      Vaya, gracias por el comentario y gracias también por la crítica del post anterior, es cierto, a veces nos creemos en posesión de la verdad absoluta. Son tan respetables los gustos de los demás como los mios. Tomo nota.