A mi manera 2


El Real Madrid jugaba en la Ciudad Eterna, lo hacía con empeño, se les veía conjurados en meter goles. Había un sentimiento superior que les empujaba en oleadas hacía el área del Roma. No había tiempo que perder, el final se acercaba, querían un digno colofón, era un homenaje, era una carrera en la que yo debía coger el testigo, y no me daba cuenta.
Todos nosotros asistíamos a la transfiguración, ajenos a lo que estaba ocurriendo, eramos espectadores sin saberlo, el relevo estaba en marcha. Mi padre estaba allí, mi hijo estaba allí, y, sin reparar en ello, me estaba convirtiendo en mi padre y mi hijo se estaba convirtiendo en mi.
Todo había sido rápido, a la mañana siguiente, yo ya no era ese tipo de 50 años de la noche anterior. Era otra persona, alguien mejor sin duda, porque mi padre me había inyectado su coraje, su honestidad, su bondad sin adornos, todo en un pack para ayudarme a andar por la vida intentando ser una persona integra que en el fondo era lo que él deseaba, aunque lo hiciese a su manera. Él era un tenaz trabajador y ya había alcanzado sus metas, se había ido con los deberes hechos, dejando una huella que perdurará en el tiempo y en nuestras almas. Y ahí quedaba yo, muy lejos aún de conseguir, siquiera, acercarme, con las lágrimas inundando mis ojos.

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “A mi manera

  • Avatar
    Carmen

    Precioso homenaje primo.No podría estar más orgulloso de ti aunque te lo demostrara a su manera.Preocupado por ti estaba y así a su manera me lo contaba.Te dejó esos valores de los que hablas y en el alma le llevaras y nunca olvidaras.Pues a tu manera superaras y la vida viviras para que donde esté a su manera feliz se encuentre él de ver a sus hijos y familia crecer.Un abrazo.Y para adelante.

    • wallflower
      wallflower

      Gracias prima. He intentado reflejar cómo era él, no sé si me habré acercado. Ha sido una suerte teneros a tí y a toda la familia cerca. Hay que seguir adelante, a mi padre es lo que le gustaría ver, que todo sigue igual y que sus hijos y nietos son felices.