2
La del alba sería cuando me levanté en Madrid con la cabeza aún en la Carrer Fàbrica, pero eso es otra historia… Me tragué una hora de camino en metro (of course, que no estábamos para más dispendios). Todo iba como un reloj y llegué a Amsterdam sin mayor problema.

De lo que aconteció a la llegada a la muy ...